La cultura del trabajo y el esfuerzo es un factor que en el primer plantel de The Strongest se ha instaurado desde hace tiempo. Gabriel Valverde, defensor del plantel de Achumani, señaló este jueves que ningún integrante del equipo se puede relajar o dar ventajas en los entrenamientos, porque otorgar una mínima ventaja le puede costar el puesto a cualquiera de los 11 titulares.

“Cada uno tiene que entregar todo en esta institución, porque si te relajas, seas el más joven o el más experimentado, sabes que vas a perder el puesto por todos los jugadores que hay”, afirmó el marcador central, quien considera que antes de la suspensión del torneo Apertura por la pandemia del Covid-19 venía levantando su nivel.

“El trabajo en The Strongest no se negocia. Cada entrenamiento que teníamos en el club era a matarnos porque todos queríamos jugar. Creo que mis compañeros hacen que uno levante su nivel cada día más, sabiendo que si te equivocas o te relajas ellos te van a decir que las cosas no son así”, acotó.

“Nos toca entrenar desde casa, sabiendo que tenemos que llegar de la mejor manera a nuestros clubes y que tenemos algo propuesto desde el inicio de campeonato, que es alcanzar el título”, dijo Valverde, quien viene encarando los entrenamientos virtuales con el objetivo de mejorar sus diferentes capacidades.

Formado en Bolívar, Valverde es un agradecido al Decano del fútbol profesional, entidad con la que espera volver a coronarse campeón, como ya lo hizo el 2016. “Para mí sería algo lindo salir nuevamente campeón con esta institución que un día me abrió las puertas y me dio la confianza. Quisiera darle esa alegría nuevamente a toda nuestra hinchada que está siempre en las buenas y en las malas”, aseveró.