El Tigre ganó apretando los dientes en los últimos minutos PDF Imprimir E-mail

Al final del primer tiempo parecía que una goleada de proporciones de iba a registrar en Achumani, no fue así, reaccionaron los potosinos.

Estaba para golear y al final terminó ganando con lo justo (3-2) a Nacional Potosí. El Tigre tuvo un primer tiempo de película, luego en el segundo, sacó a Chumacero y el “Comandante” Castro y Agustín Jara, todo se vino abajo, perdió el balón y el plantel “patalado” se fue con todo en procura del empate.

La actuación de Chumacero fue espectacular en el primer tiempo, donde se mostró la mejor versión del Tigre, con el rubio jugador- ayer fue el capitán ante la ausencia de Pablo Escobar- quien interpretó muy bien su rol y gracias a su influjo, el cuadro atigrado se fue con todo al arco del paraguayo Aristides Florentín.

Por el otro lado, el entrenador Carlos Leeb hacía gala a su apelativo de el “loco”, provocó a la hinchada atigrada, con la que se cruzó de boca en un ida y vuelta hasta que tuvo que ir a apaciguar César Farías, porque podía pasar la cosa a mayores.

Y se vino el primer tanto, con Chumacero por la derecha, envió un centro que pudo empalmar Rodrigo Ramallo, solo ante el marco del cuadro visitante. Reencuentro con el gol del atacante.

A los 25 minutos, aumentó la cuenta Diego Bejarano, quien guapeó por el centro del campo de juego, recibió una cesión de Jara y con pierna derecha empalmó ante la maraña de piernas rivales que no pudieron impedir el segundo tanto del tigre.

El atigrado era una tromba, llegada por derecha, izquierda, mientras el cuadro potosino se notaba nervioso y desordenado, tampoco llegaba a la portería de Daniel Vaca. A los 38 minutos, nuevamente envió un centro Chumacero y esta vez empalmó Rodrigo Ramallo, para aumentar la cuenta a tres. El Tigre ganaba con comodidad, incluso pudo haber llegado algún gol más. Se ganaba facil, mientras Leeb provocaba.

En la etapa final, Farías decidió cuidar a Chumacero, lo sustituyó por su compadre, Nelvin Soliz, a partir de esa salida, comenzó a perder balón el atigrado. Llegaba igual, Marvin Bejarano le pegó fuerte y Florentín desvió en gran jugada, parecía el cuarto.

Inexplicablemente comenzó a ceder terreno el Tigre, y Nacional se dio cuenta de que podía llegar con peligro. Sanguinetti, Alessandrini, éste último comenzó a jugar fuerte, llegaban con cierta asiduidad sobre la portería de Vaca. A los 33 minutos, Miguel Hoyos recibió por la derecha y se mandó un remate al ángulo que no pudo atajar Daniel Vaca, era el 1-3 en el partido. Los potosinos comenzaron a atacar con insistencia, mientras la zaga atigrada sacaba como podía las acciones de peligro. Un remate de Pascua, a los 41, pegó en la mano de Wayar en el área atigrada, y el juez Juan Nelio García pitó penal. Alessandrini lo cambió por gol.

Jhony Mollinedo