Memorias Atigradas (35) PDF Imprimir E-mail

altDEFINICIÓN DEL TÍTULO DE 1923 Y NUEVO LOGRO STRONGUISTA,EN JULIO DE 1924 (por Raúl Calderón Jemio)

Contextode vísperas del Centenario
Faltaba un año para celebrar los 100 de la Declaración de Independencia (1825), y en Boliviaeran notorios los aprestos promovidos por el régimen republicano saavedrista. Había reflexión sobre lo sucedido en la centuria y cuestionamientos acerca de hasta dónde se logró cambiar la sociedad y la política. Aparecía en periódicos el anuncio reiterado de una obra monográfica, que presentaría panorama de la historia y recursos de las regiones bolivianas, exponiendo su potencial. Existía, obviamente, necesidad de encontrar o crear símbolos de unidad que dieran sentido a lo vivido y por vivir.

Tal marco, se prestó para pensar la cuestión marítima y presencia en los territorios chaqueños. Además, en él se trató de conciliar con movimientos de las mayorías, que de manera creciente planteaban sus expectativas y proyectos.

Antecedentes deportivos
Durante sus primeros 15 años hasta 1923, siguiendo cronología elaborada por Marco Antonio Peñaloza, “The Strongest” consiguió cinco títulos paceños, a los cuales se agregan otras copas. Era prometedor inicio, sin duda.

El año mencionado en el anterior párrafo, tanto el gualdinegro como su ya clásico rival de entonces, “Universitario Deportivo”,que en eso desplazó a “Nimbles” y “Colegio Militar”, pelearonde manera denodada por quedarse con el Campeonato. Para junio, al llegar el cierre del torneo oficial, como describe Felipe Murguía, hubo una situación de impasse entre los dos equipos. Ambos reclamaban que en justicia,a esas alturas, les correspondía el sitial más alto. Sobre todo, el elenco estudiantil hizo airados reclamos ante L.P.F.A.

A tal grado llegó el asunto, que la entidad futbolística matriz optó por salida de novela de suspenso. Es decir, dejópendiente el asunto durante más de un año. La “U” viendo cerca la obtención del galardón, amenazó varias veces con retirarse de la Asociación. El gualdinegro Campeón de 1922, en todo caso, tuvo perfil más bajo cual refleja la prensa. No porque concedía.Es que defendía el título. Además, como ha sido tradicional en su historia, evitó entrar en interpretaciones reglamentarias y discusionesdirigidas a ganar “por mesa”, prefiriendo siempre las definiciones claras en el campo de juego.

Así fue que la divergencia, casi trama literaria, tendría finalmente solución. Se acordó un lance caballerosoel 27 de julio de 1924, entre los que el periódico oficialista La República consideraba:  los equipos de mayor prestigio dentro y fuera de La Paz . En dicha cita de honor, edición del mismo órgano de prensadel domingo en que se llevó a cabo el encuentro, anuncia que los dos cuadros,  lucharán por el Campeonato /sic/ de 1923”.

Desenlace y legado
El partido definitorio generó gran expectativa. Fue programado en el Estadio de Miraflores, actual “Obrero” frente al parque Triangular, que reemplazó al de la avenida Arce y ofrecía mayor comodidad. Árbitro será J. A. Arnold.

L.P.F.A. preparó un “Festival deportivo” que abarcaba la mañana y tarde dominguera de aquel 27 de julio. El programa incluía cuatro partidos previos, entre escuadras de tercera y segunda división. La hora fijada para que todo comience era las 7:00 a.m.Habría un paréntesis desde el mediodía hasta las 14:00. El último y principal encuentro estaba fijado a las 15:30, aunque empezó media hora después con las tribunas totalmente pobladas.

Jugadores del aurinegro eran Ramón González, Eduardo Reyes Ortiz, Víctor Hugo Estrada, Julio La Mar, Miguel Plaza, Augusto Montes y Humberto Montes. Se trataba de deportistas comprometidos, que venían desplegando su vigor y técnica en algunos casos desde la anterior década y algo más. Al frente estaban también deportistas de nivel. Su “capitán” era el delantero Froilán Pinilla, que el siguiente decenio descollará vistiendo los colores stronguistas y luego en calidad de Director Técnico. Por ello, La República no dudó en resaltar la “gran valía” de las formaciones de los rivales.

Acorde a las expectativas fue el ingreso, reporta La República de 29 de julio. Primero apareció el elenco de la camiseta blanca, en hilera y al son de marcha militar, que daba aires de dramatismo. Luego saltó al campo el gualdinegro de manera más deportiva, siendo recibido por continuado aplauso y voces de su hinchada. Ésta repetía que el plantel al que seguía es,  el único capaz de apoderarse del título de Campeón”. A ello agregaba, no hay equipo que se le iguale en fuerza, destreza y disciplina”.  

Sólo segundos de juego habían pasado desde el comienzo que señalara Arnold, cuando Augusto Montes ingresó por la derecha y tuvo clara oportunidad de poner en ventaja al aurinegro. La “U” a su vez, replicó. De ese modo transcurriría la primera mitad en la cual los ataques fueron alternados. Eso sí, sobresalió la velocidad y empeño stronguista.

Gran parte de la etapa complementaria tuvo similares características. Faltando 10 minutos para el final, ya se notaba además el esfuerzo, cuya incidencia se veía en las  caídas, fatigas y blancazos , que se hacían más frecuentes. Sin embargo, en esos momentos es que el gualdinegro supo imponer sus virtudes.

Restando siete minutos, saque lateral y combinación de Reyes Ortiz, La Mar y Augusto Montes, que rebasó la defensa universitaria, culminó en remate certero y la apertura del marcador. Se puede imaginar la explosión de la tribuna oro y negro. Sólo instantes transcurrierony La Mar recuperó el balón, para ingresar por el lado izquierdo hasta las cercanías del arco rival. Seguidamente de corta distancia envió el esférico a las redes, otra vez detonando el júbilo de la hinchada. A esas alturas, quedando pocos minutos, “Universitario” simplemente se defendió. “The  Strongest” tendría tiempo y energía para anotar una vez más, mediante su centro delantero Humberto Montes, que recibió exacto pase y con destreza acomodó. De ese modo el marcador terminó 3-0 y el Campeonato de 1923 fue gualdinegro.

Cabe destacar la altura y lealtad de los dos planteles. Asimismo, que en el torneo de 1924, al igual que en el del siguiente año, los títulos paceños fueron aurinegros. Nada menos que en el Centenario de la Independencia, se logró un tetracampeonato precedente de los logros de las últimas épocas, en las que el país se acerca a su Bicentenario.   

Fuentes y bibliografía:
La República. Órgano del Partido Republicano, julio de 1924.
La Razón, The Strongest: 100 años de garra, 1908-2008, segunda edición, La Paz, 2008.
Calderón Jemio, Raúl y Guillermo Mejillones, “El Tigre en la época del Centenario de la Independencia (década de 1920): Simbolismo, representatividad, proyección”, en Rosario Aguilar Medina y otros/as, Memorias, fútbol, gloria y bolivianidad: The Strongest, 100 años, La Paz, Carrera de Historia, UMSA, 2008, pp. 8-19.
Murguía V., Felipe, Historia del fútbol en La Paz (cronología). Homenaje al Cincuentenario de Fundación de la Asociación de Fútbol, 1914-1964, La Paz, Empresa Editora “Universo”, 1964.
Peñaloza, Marco Antonio, “Centenario del Club The Strongest (1908-2008): Contexto fundacional”, en Rosario Aguilar Medina y otros/as, pp. 4-7.
La fotografía de “The Strongest F.B.C.” de 1924, en la cancha del antiguo Colegio Militar, actual predio central de la UMSA, fue tomada por Julio Cordero y gentilmente la proporcionó su nieto homónimo.