Memorias Atigradas (23) PDF Imprimir E-mail

alt

PRESIDENTE STRONGUISTA EN LA ÉPOCA DE CONFLICTO INTERNACIONAL E INICIO DE LA RECONSTRUCCIÓN,1932-35 (Por Raúl Calderón Jemio)

Don Víctor Zalles Guerra, es uno de los stronguistas cuyo nombre merece ser destacado. Encabezó la Institución gualdinegra en la difícil época de la conflagración del Chaco y el semestre inmediatamente posterior. Y corresponde enfatizar que lo hizo de manera responsable, humana e inspirada.

 

Su gestión, para nada fue individualista. Ratificando una tradición aurinegra, coordinó la labor de un grupo notable. Sobresale en dicho cuerpo, J. Benito Sagárnaga, que de modo incansable llevó adelante tareas solidarias para aliviar el dolor causado por el enfrentamiento bélico.

El directorio que colaboró a Zalles en 1933, año de las bodas de plata de “TheStrongest”, en medio de la movilización y la emergencia nacional, hay que mencionar, lo conformaron hombres íntegros y comprometidos. Ellos por edad y situaciones de familia particulares no fueron al frente. Sin embargo, manifestaron un alto espíritu de bolivianidad, coadyuvando al esfuerzo que puso a prueba al país.

Ahí están en los cargos ejecutivos, Raúl Gutiérrez Granier, vicepresidente, Hugo Alipaz, fiscal general, Juan Aparicio Reyes, secretario general, Eliseo Pabón, secretario de actas, J. Benito Sagárnaga, secretario permanente, y Héctor Sandoval, tesorero. Además, actuaron en calidad de vocales: Víctor Franco, Armando Arce, Carlos Pacheco I., Julio Nardín Rivas, Víctor Flores Sanjinés, Ricardo Escóbar Castro, Felipe Murguía, Ernesto Carrasco Clavijo, Zenón Soria, Nicasio Cardozo, Félix R. Calderón y Gregorio Murillo.

Presidente y directivos gualdinegros, cabe resaltar, mantuvieron contacto con jefes y oficiales identificados con los históricos colores; coordinaron la incorporación de alrededor de 1.200 socios al ejército; llevaron adelante múltiples acciones institucionales para colaborar a los combatientes, heridos, prisioneros y sus familias; y organizaron actividades que buscaban mantener elevada la moral de la población. Ese fue el papel de la entidad durante los días de guerra, en que el fútbol fue interrumpido con excepción de los encuentros en el frente, aprovechando paréntesis, o los extraordinarios en la sede de gobierno con fines de recaudación, para los cuales jugadores dejaban temporalmente la primera línea.

Declarado el cese de hostilidades, a partir de mediados de 1935, Zalles y el directorio stronguista se abocaron al trabajo de devolver la normalidad a la vida boliviana. Lo hicieron, además, manteniendo el mismo sentido del deber manifestado durante el conflicto. Cabe ponderar la rapidez con que se reinició la práctica del fútbol y otros deportes como el baloncesto y la natación. Como ha enfatizado Felipe Murguía, además, que luego de algunos traspiés iniciales comprensibles, el aurinegro fue el primer Campeón de la post-guerra, en certamen efectuado en diciembre de aquel 35 y enero de 1936. De manera complementaria, está la brillante incursión institucional en el teatro, la música y el canto, y el periodismo de vanguardia.

En el último rubro mencionado, se aprecia la inspiración y aporte de Zalles, colaborado por Juan Aparicio Reyes. Siguiendo camino abierto años antes por Francisco Villarejos, en noviembre de 1935, el Presidente y el Secretario General, iniciaron la edición de Oro y Negro, Revista Quincenal, asumiendo la Dirección y Jefatura de Redacción respectivamente. Se trata de una artística y literaria publicación, de la cual inicialmente salieron dos números. Ella, junto a notas de la actualidad e historia del deporte, incluye recuerdos del Chaco, reflexiones políticas, propuestas culturales y educativas, y literatura dirigida a diversas generaciones.

Cual se apunta en el No. 1, el propósito de la Revista, era dar la “bienvenida” a quienes gradualmente retornaban de los campos de batalla y hacer un “homenaje de gratitud” a los que ofrendaron sus vidas. Asimismo, teniendo como destinatarias la juventud, población e instituciones, pedir la unión de fuerzas en aras de reconstituir la actividad deportiva y contribuir al resurgimiento de Bolivia. Propuestas específicas que fueron remarcadas, son el “proyecto” del “hogar social y campos deportivos” stronguistas (“complejo” en términos actuales), cuyas obras debían recordar a socios que cayeron en el Chaco; también la creación de una “Federación Deportiva Local”, que dinámicamente capte e invierta recursos estatales.

El presidente gualdinegro Zalles, es pues otro referente que debe ser recordado. Sus proyectos han sido retomados y tienen gran vigencia.

Fuentes y bibliografía:
El Diario, 8 de abril de 1958.
La Razón, julio-diciembre de 1935.
Oro y Negro, Revista Quincenal. Órgano oficial de TheStrongest, Año 1, No. 1, noviembre de 1935.
La Razón, TheStrongest: 100 años de garra, 1908-2008, segunda edición, La Paz, 2008.
Murguía V., Felipe, Historia del fútbol en La Paz (cronología). Homenaje al Cincuentenario de Fundación de la Asociación de Fútbol, 1914-1964, La Paz, Empresa Editora “Universo”, 1964.
PáginaOficial del … Club The Strongest, club-thestrongest.com
Hay que valorar los esfuerzos del Arq. Iván Aguilar, que inició una nueva época de la Revista atigrada la anterior década.
Agradecimientos a la Biblioteca Municipal “Arturo Costa de la Torre”, por el acceso a la revista Oro y Negro de 1935.

Fuente: Boletín Del Tigre